El Seno del Almirantazgo, una joya de mar en Tierra del Fuego

0 1036

El majestuoso Océano Pacífico se mete hasta el corazón de Tierra del Fuego con el Seno del Almirantazgo. No como una daga que daña, sino como una corriente de energía y vida  que refresca y enriquece aún más estos  extraordinarios parajes. Este singular fiordo patagónico es un emblema extraordinario de lo  que ocurre en Patagonia: donde marytierra se unen, y se encuentran en cada rincón, en cada cañón, para danzar un baile agua, hielo, y vida bullente, cambiante, y definitivamente evidente. Que desafía a los exploradores hasta lo más profundo de sus médulas.

El Seno del Almirantazgo es además una acuosa columna vertebral que articula y evidencia nuestra dependencia fraternal con Argentina, pues su cabecera (en Caleta María), recibe el torrente dulce y cristalino del río Azopardo, el desague del gigantesco Lago Fagnano, el que mayoritariamente baña Tierra del Fuego en Argentina. Al mismo tiempo este Seno sostiene los fiordos Parry, Marinelly, Brooks, todos dedos pleistocénicos. Coronado cada uno con glaciares homónimos, que cual gemas mágicas abren una ventana al pasado, y nos evidencian un futuro cálido, producto de su derretimiento por el calentamiento global. Besa por último este Seno, el Parque Karukinka, el que con sus espectaculares bahías: Puerto Arturo, La Paciencia, Jakson, ofrece a los sentidos una demostración austral de la existencia del cielo en la Tierra (del Fuego), sosteniendo parajes de abusiva belleza.

Y pasa que cuando una navega el Seno, una se siente grande!.. y a la vez tan pequeña… Grande porque las opciones de promover conservación marina de lujo están allí a la mano, y se constatan en cada rincón. Por un lado la presencia de Karukinka y del Parque Nacional Alberto de Agostini ofrecen un anfiteatro terrestre ya protegido, el que sólo resta completar con mar de este Seno.

Suma a esto la existencia de numerosas y variadas especies majestuosas, incluyendo elefantes marinos, focas leopardo, albatros, pingüinos rey, y tantas tantas otras. Muchas  de las cuales encuentran aquí espacios únicos para crecer o reproducirse. Y sobre todo el Seno ha sido generoso en bestias invertebradas. Las  más sabrosas imaginables! Ofreciendo una cuna a centollas, ostiones, erizos, todas ellas pudiendo ser manejadas de manera sustentable, pero que hoy se encuentran sobreexplotadas o definitivamente agotadas. Me siento al mismo tiempo tan pequeña, porque el desafío de conservarlo es enorme…

Todo  estos elementos, sumados y articulados de manera adecuada, son las piezas que se necesitan para montar la mejor obra de conservación costera en Patagonia, y donde su leit motiv sea uno solo: integración para la conservación. De la mano los esfuerzos públicos y privados. Abrazados los ecosistemas marinos y los terrestres. Hermanadas, la conservación en Chile con Argentina. Conectadas las investigaciones científicas con el manejo. Reunidas la conservación de la biodiversidad marina con su uso sostenido.

Este Seno es un lujo. Una joya de valor desmedido para Tierra del Fuego, Magallanes, Chile y el Mundo. Que su fulgor nos abra los ojos, y nos alumbre el camino para llegar a él. Y que nos conduzca a la conservación del resto de nuestro Chile marino.

Posteado en: http://www.barbarasaavedra.com

Tagged with:

Reportajes Similares